viernes, 28 de noviembre de 2008

UN CUENTO DE FUTBOL

EL URUGUAYO


Un día como cualquier otro nace un niño, sin saber su futuro, inocente, viviendo en un pueblo irreconocible, en los brazos de su madre y ante la asombrada vista de su padre.
El niño no sabe aún que ha nacido para ser la nueva estrella del cielo futbolístico.
El niño crece rápido al lado de una pelota que siempre estuvo en su casa, gracias a la fascinación por el fútbol de su padre. Su padre fue en un gran jugador en sus tiempos y llegó a jugar en Peñarol, pero no pudo ganar mucho dinero.
El niño es feliz con su vida, sin más que tres años ya escribe, camina y habla decentemente, su padre sólo lo mira y piensa si algún día su hijo pueda convertirse en una estrella.
Pasan los años y el niño no presenta mucho entusiasmo por el fútbol, le gusta mas el basketball, su padre pierde las esperanzas de criar a una estrella futbolística.
El chico es un gran jugador de basketball, su padre va a la cancha y lo mira atentamente en cada partido, ya no le importa que su hijo sea una estrella solo le importa que sea feliz.
La madre está muy orgullosa de él, el niño en sus estudios resalta ampliamente del resto de sus compañeros.
Un día el niño llega a su escuela con ansias de aprender, ve a sus compañeros jugando al fútbol, rápidamente se une pero no quiere jugar es el árbitro del juego.
El niño vuelve a su casa feliz por haber participado en un juego de fútbol, ansiosamente le cuenta a su padre sobre el tema, el padre lo escucha asombrado y feliz, hasta el momento en que su hijo le dice que había sido el árbitro del partido. El padre sorprendido se ríe y le dice que se siente orgulloso de él.
El niño alegremente va a ver la TV, de repente cambiando de canal, ve un partido de fútbol, algo jamás apreciado por sus ojos, donde juega el cuadro donde el gozara de una fama absoluta: el C.A River Plate que gana 4 a 2 frente a independiente, desde ese momento el niño experimenta un nuevo sentimiento el amor.
Ese pequeño joven sin amor por el fútbol, de un segundo para otro se enamora de él.
Al día siguiente ansioso y también un poco nervios, le pregunta a su padre:
­_Papá quiero ir a jugar al fútbol.
El padre impresionado y inmensamente contento dice:
_Sí, mañana vamos a ir al C.A Racing.
El niño está contento, nunca antes pudo sentir una sensación tan increíble.
Luego el niño y su padre se dirigen a jugar a un club que no representa mucho talento fabulístico, pero sin embargo para su primer comienzo este club estaba bien.
El niño fue un éxito en la práctica, hizo dos goles y quedo fichado.
El cuadro daba lástima, no tenía muchos jugadores y se dividía por categorías.
El niño estaba en la categoría de trece años, en esa categoría solo asistían siete niños y necesitaban tener nueve.
Faltaban dos semanas para empezar el campeonato y ya tenían el equipo completo, pero no jugaban nada bien.
El campeonato empezó y el equipo estaba completo, el primer partido fue un amistos, perdieron 7 a 0 contra Deportivo, pero al niño no le importaba ganar, sólo quería jugar y divertirse.
El tiempo pasó, el cuadro nunca ganó nada, pero el niño descubrió que lo que en verdad su vocación era el arco, atajaba muy bien.
El niño ataja muy bien, pero su equipo no lo ayuda, entonces su padre decide llevarlo a un mejor equipo el C.A Defensor, el equipo más copero de Maldonado.
El niño debuta el domingo 23 de mayo de 2005, frente a Atenas un equipo muy reconocido por la calidad de sus delanteros, ese día fue el día mas feliz de la vida del niño, Defensor ganó 4 a 0 y el niño atajó dos penales, desde ese día se le empezó a conocer por el nombre de “El Mago”.
Pasó tres años en ese club y “El Mago”, hizo todo lo que quería, salió campeón de todo y jugó en la selección de Maldonado.
El niño terminó el fútbol infantil, su padre lo llevará al C.A Defensor en Montevideo, donde entrena muy fuerte, los entrenamientos se hacen largos y sinuosos, debe asistir al gimnasio y entre todos los entrenamientos son 10 horas semanales, pero todo se recompensa con la gloria, el gran debut.
Él sabe que tiene que luchar por ello es joven inexperto, pero como dice su sobrenombre es un mago a la hora de atajar.
Defensor se enfrenta a Nacional, el niño no es citado para jugar en sub15, pero en el momento en que la noticia de que él jugará en primera llega sus ojos se llenan de lagrimas y grita agudamente síííííííííí.
Su gran debut en primera ha llegado, en un día perfecto de calor pero sin sol, el niño se prepara para salir y demostrar lo que puede hacer
El partido comienza rápidamente, Defensor se pone en ventaja, pero Nacional no se queda atrás es constante, rápido, agresivo y tiene la chance de emparejar la guerra con un penal.
El Chengue se prepara, el mago está agazapado, pero tranquilo y confiado de su potencial. La pelota se dispara hacía el ángulo superior derecho, el mago con una mano de ángel salva el partido, y logra su felicidad y la de toda su familia.
El campeonato prosigue Defensor es imparable y tiene al mejor golero de todo Uruguay “El Mago”, que no ha recibido un gol en todo el campeonato.
Faltan tres fechas para terminar el campeonato, si Defensor gana se proclama campeón, el partido es ante Peñarol, quien también es su inmediato perseguidor.
La nueva guerra por la primera gloria empieza, es parejo pero Defensor consigue el primer gol gracias a un penal mal cobrado, pero por desgracia el penal mal cobrado se vuele a repetir en la otra área.
Cada vez que Carlos Bueno patea el arco se agranda y el golero se achica, pero con “El Mago” en el arco, es totalmente al revés y más si el técnico del C.A River Plate de Argentina esta viendo el partido.
Carlos Bueno patea sin aviso hacía el medio del arco, el niño se tira para el otro lado pero igual saca la pelota con los pies y proclama la gloria para defensor.
La felicidad se ve en la cara de todos y más en la del niño que jugará en River la próxima temporada.
En River el chico es un espectáculo, sus impresionantes atajadas son el reflejo de mucho tiempo de entrenamiento.
En un mano a mano ante su compatriota Sebastián Abreu en una práctica, el niño se quiebra su mano, la ambulancia llego rápidamente al notar que su hueso se había descolocado totalmente, en el Hospital el médico le dice la verdad:
­_Chico, no sabemos si puedes volver a jugar, sólo el tiempo lo dirá.
El tiempo, el chico tendrá que esperar mucho tiempo para ver si puede jugar de nuevo.
En ese tiempo, el niño tiene tiempo de pensar lo que quería hacer, él termina de estudiar arquitectura y se vuelve un arquitecto famoso.
El niño construye el edificio más alto del mundo en Dubai, junto al edificio de 7 estrellas.
Se siente desilusionado, porque cree que su carrera como futbolista se va a acabar, no sabe cómo seguir su vida sin el fútbol, porque es lo unico que desea realmente.
Después de tres años el niño va al hospital para recibir la noticia que lo mantendría al margen de todo.
El chico esta muy nervioso, el doctor llega y felizmente le dice:
_El próximo fin de semana puedes jugar.
El chico estalló en un sinfín de lágrimas por la felicidad que le brindaba la noticia del doctor
El fin de semana comienza el partido se palpita cada vez mas, al chico le tocará debutar en la final de la Copa Libertadores, nada más y nada menos que contra su eterno rival Boca.
El chico en el momento del partido es un manojo de nervios de repente siente que alguien lo empuja, es su compañero Abreu que le dice:
_Chico, esto es tuyo te lo ganaste no te pongas nervioso disfrútalo.
El chico parece aliviado ante las palabras de su compañero.
Comienza el partido, es el más peligroso para el arco del chico que cualquier otro jugado, los pelotazos no paran de llover, pero todos encuentran una muralla impenetrable que limita a todo Boca.
Faltan 15 segundos, “El Mago” está muerto, ha tapado todo y el partido esta 0 a 0, el técnico le pide que vaya al área contraría a tratar de cabecear la ultima pelota del partido, el centro sale del pie de ortega se eleva todo el mundo lo ve, el chico no llega con la cabeza pero si con una espectacular chilena que se incrusta en el arco de Boca y grita River campeón.
La hinchada que al principio lo odiaba, ahora se siente el grito de “Uruguayo, Uruguayo”.
El festejo de todo el estadio callo al mundo entero, nada se escucha solo el grito de campeón de River Plate, mientras el chico festejaba su padre hacía tramites para poder cumplir el sueño de su hijo, hacerlo jugar en el Manchester united de Inglaterra.
El chico se desplaza de todo el mundo y queda en shock ante la realización de su sueño, sólo su mismo grito de alegría lo volvió en si.
El Manchester lo espera, un mundo nuevo.
El chico sabe que tiene que esforzase el triple de lo que se ha esforzado, porque además de que el club es mucho más grande, hay un golero imbatible en el arco el flaco Van Der Sar.
El niño también sabe que es un excelente golero, por eso se ha ganado el nombre del “Mago”, ya que en 5 años de carrera futbolística, nunca ha recibido un gol, es impresionante.
El niño sabe que es mucho mejor que Van Der Sar, pero el técnico prefiere la experiencia.
El niño pasa una temporada entera jugando apenas 10 minutos por partido, el sabe que tiene que entrenarse mucho más para poder ser el titular.
El mago, empieza a entrenarse muy fuerte, corre 10 kilómetros por día y pasa 3 horas en el gimnasio.
El técnico ve el asombroso desempeño del chico, pero todavía lo mantiene al margen del juego.
El Manchester llega a la final de la UEFA Champions League, y se enfrentará contra el arsenal, es la oportunidad del chico ya que Van Der Sar no jugará por una lesión.
El chico sabe que será un partido muy difícil, pero también sabe que está listo para jugar.
Comienza la batalla por toda Europa, los dos goleros han atajado todas las pelotas un total de 23 pelotas en cada arco, se termina el partido, y el tiempo suplementario, es tiempo de los penales
El primero en patear, es el Arsenal Van Persi, el chico esta muy nervioso, Van Persi patea y ataja el niño.
Rooney patea para el Manchester y… gol
El próximo en patear para el arsenal es Lauren tira, y el chico saca la pelota del ángulo y no deja gritar ni siquiera un gol al Arsenal.
Ronaldo pateará el penal, con un amague perfecto, desconcierta al golero y hace el gol.
Es el turno de Eboué para patear, pero impresionantemente el chico ataja el penal y deja al Manchester a un paso del campeonato.
El chico mismo pateará el penal, dispara, pega en el palo de vuelta en el otro palo y entra dejando al golero totalmente parado.
El Manchester grita campeón por tercera vez en la historia, el chico llora de la emoción mientras la hinchada grita de locura “Uruguayo, Uruguayo” y también el nombre de la estrella futbolística mas grande de la historia del fútbol, el mejor: Marcus “el grande”.



FIN

1 comentario:

Ignacio dijo...

Me alegro de que hayas hecho el blog. Después me voy a hacer un tiempo para leer (releer quizá) y poner algún comentario.
Arriba con esa escritura. Buenas vacaciones.